Deleite Bajístico con: Rufino, Pellican y Mendez

001

En una nueva edición de ¨Bajistas¨, Juan Pablo Rufino, Andrés Pellican y Matías Mendez, se presentaron, el jueves 28 de abril en Boris Club. Lo hicieron acompañados por  Álvaro Torres en teclados, Mariano Sanci en batería y Juan Manuel Alfaro en saxo. Cronica: Roma Zacarias. Fotos: Daniel Watanabe.

 Pasadas las diez de la noche, Matías Mendez subía al escenario, para cargarse su bajo Soame de cinco cuerdas y dar inicio al show. Lo acompañaban Mariano Sanci y Álvaro Torres, quienes se quedaron como músicos fijos, y el saxo de Juan Manuel Alfaro (solo en el set de Mendez). El bajista demostró dominio de distintas técnicas de bajo, pero se destacó en el slap (se denomina así cuando se golpean las cuerdas rítmicamente). Su set se desenvolvió principalmente en el soul-funk-fusión.

La noche estuvo dividida en dos segmentos: cada músico interpretó dos o tres temas en cada uno. Tocaron en total alrededor de dos horas, variando entre composiciones de autoría propia, standards de jazz, homenajes a grandes músicos: Coltrane, Hancok, Jaco Pastorius (ícono mundial del instrumento) y a Prince, recientemente fallecido; todos instrumentales. Hubo gran dominio de dinámicas, silencios y de improvisaciones solistas donde se pudo lucir cada instrumentista. Boris, es un lugar ideal para disfurtar de un show de este tipo, por la cercanía de los músicos con el público y la posibilidad de apreciar los detalles de lo que pasa en el escenario.

 

Juan Pablo Rufino eligió para la noche tres instrumentos: Willi Luthier, Fodera y Fender (un Jazz Bass que uso, en el homenajeo a Jaco). Se destacó su interpretación en bajo fretless, es decir, que no tiene las barras que dividen cada casillero. Por este motivo, su sonido se asemeja al de los contrabajos y requiere un gran control de la digitación de los dedos y un buen oído. El músico tocó de manera más melódica que el resto, dando la sensación de que cada nota era minuciosamente seleccionada, con mucha sutileza y puntillismo.

Andrés Pellican eligió un bajo de cinco cuerdas de la conocida marca Ibanez, para su presentacion. El instrumentista se destacó por la rapidez y la prolijidad con la que ejecutaba. Se desenvolvió mucho dentro del género jazz, creando líneas de walking a un tempo muy acelerado (se llama así cuando el bajo improvisa notas del acorde en negras, dando la sensación de movimiento, como si caminara).

El show finalizó de su mano, dejándonos boquiabiertos ante el despliegue de tan grandes artistas. No sólo es un orgullo y una suerte poder verlos de tan cerca, sino también un claro ejemplo de las cosas lindas que se pueden alcanzar con años de estudio y esfuerzo. ¡Que se contagie el entusiasmo!

Romina Zacarías

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s