Octafonic en Boris: Nada como volver a casa

Octafonic despidió el año el 30 de diciembre en Boris, el lugar que los vio nacer. Dieron dos funciones a sala llena con Pedro Rossi como invitado. Cubrieron temas de sus dos discos y no faltaron los segmentos solistas. Crónica: Roma Zacarías. Fotos: Daniel Watanabe.

2


Octafonic se presentó en Boris, para despedir el año con dos funciones. El público tuvo la oportunidad de verlos de cerca y en un ámbito relajado. La banda tuvo un 2016 movido, donde lanzaron ¨Mini Buda¨, su segundo disco y recorrieron el país para presentarlo en distintos puntos.

Los músicos entraron en calor haciendo una pequeña introducción funk improvisada. Nico Sorin, acompañaba con pandereta en mano. Segunda función.

La puesta en escena era informal. Las luces del lugar daban un toque cálido y rústico, y el escenario alcanzó justo para que entraran todos, faltó el Tano Bonadio en percusión, ya que estaba en Europa.

La lista de temas incluyó material de ambos discos: arrancaron con ¨Welcome to life¨, primera canción con el que comienza ¨Mini buda¨, siguieron con el clásico ¨Mystifying¨ del primer disco, con Pedro Rossi como invitado en la guitarra eléctrica. El sonido estaba a un volumen agradable y bien ecualizado, típico sonido del lugar. Boris es un club de jazz, con muchas sillas que no invita al pogo, aún así hubo momentos donde la gente prefirió pararse y bailar.

El show continuó con ¨God¨, ¨Plastic¨ -el cual fue sumamente aplaudido-, ¨Love¨ -con solo de saxo al final-, ¨Mini Buda¨ -donde la gente ya entró en calor y comenzó a pararse- y ¨Wheels¨. Aquí hubo una pausa de unos minutos, para salir a tomar aire y fumar.

El segundo segmento fue aún más relajado. Primero hicieron, ¨I’m sorry¨ y ¨Sativa¨ y luego llegó uno de los momentos claves de la noche con el single ¨Monster¨. Aquí, Rossi y Rupolo nos regalaron un dueto deslumbrante, cada uno con su guitarra eléctrica, dialogando entre sí en la parte del solo. Luego quedó un espacio más libre, donde Nicolás Sorín dirigió al conjunto con las manos, indicando la velocidad, intensidad y el momento del ataque de cada instrumentista, ya que él es director de orquesta. Como si no bastara con esta cátedra que estaban dando, llegó el turno del Chino Piazza de hacer su solo. Llega un punto en el que uno no puede creer que ese hombre sólo posea dos brazos. Es increíble lo que puede llegar a tocar con toda seguridad y prolijidad.

Luego de este tema, se necesitó un respiro, así que Cirilo Fernandez se dirigió al piano de Boris y se entretuvo un rato, luego Sorín se sentó a su lado y nos regalaron melodias a dúo.

Una buena parte del público estaba totalmente impresionada por el nivel de virtuosismo de los músicos, compartiendo bromas con sus amigos de mesa: ¨Esto ya es demasiado, me voy¨.

Acercándonos al final de la noche, se interpretó ¨Over¨, uno de los temas más heavy de Octafonic. ¨That’s ok¨ fue una decisión espontánea de Nicolás de interpretar, quien luego se rió alegando que salió muy mal. El final del show fue con los temas poderosos del último disco ¨Slow down¨ y ¨What?¨. En este último pidieron que alguien filmara para realizar una versión pequeña del ¨Mannequin Challenge¨ a mitad de tema. Desconocemos el paradero del video, pero sin dudas la gente lo encontró divertido.

Octafonic se despidió para tomarse unas merecidas vacaciones tras un año de muchísimo trabajo. Veremos qué les depara el 2017 a estos talentosísimos músicos.

Roma Zacarías

1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s