Octafonic en Boris: Nada como volver a casa

Octafonic despidió el año el 30 de diciembre en Boris, el lugar que los vio nacer. Dieron dos funciones a sala llena con Pedro Rossi como invitado. Cubrieron temas de sus dos discos y no faltaron los segmentos solistas. Crónica: Roma Zacarías. Fotos: Daniel Watanabe.

2


Octafonic se presentó en Boris, para despedir el año con dos funciones. El público tuvo la oportunidad de verlos de cerca y en un ámbito relajado. La banda tuvo un 2016 movido, donde lanzaron ¨Mini Buda¨, su segundo disco y recorrieron el país para presentarlo en distintos puntos.

Los músicos entraron en calor haciendo una pequeña introducción funk improvisada. Nico Sorin, acompañaba con pandereta en mano. Segunda función.

La puesta en escena era informal. Las luces del lugar daban un toque cálido y rústico, y el escenario alcanzó justo para que entraran todos, faltó el Tano Bonadio en percusión, ya que estaba en Europa.

La lista de temas incluyó material de ambos discos: arrancaron con ¨Welcome to life¨, primera canción con el que comienza ¨Mini buda¨, siguieron con el clásico ¨Mystifying¨ del primer disco, con Pedro Rossi como invitado en la guitarra eléctrica. El sonido estaba a un volumen agradable y bien ecualizado, típico sonido del lugar. Boris es un club de jazz, con muchas sillas que no invita al pogo, aún así hubo momentos donde la gente prefirió pararse y bailar.

El show continuó con ¨God¨, ¨Plastic¨ -el cual fue sumamente aplaudido-, ¨Love¨ -con solo de saxo al final-, ¨Mini Buda¨ -donde la gente ya entró en calor y comenzó a pararse- y ¨Wheels¨. Aquí hubo una pausa de unos minutos, para salir a tomar aire y fumar.

El segundo segmento fue aún más relajado. Primero hicieron, ¨I’m sorry¨ y ¨Sativa¨ y luego llegó uno de los momentos claves de la noche con el single ¨Monster¨. Aquí, Rossi y Rupolo nos regalaron un dueto deslumbrante, cada uno con su guitarra eléctrica, dialogando entre sí en la parte del solo. Luego quedó un espacio más libre, donde Nicolás Sorín dirigió al conjunto con las manos, indicando la velocidad, intensidad y el momento del ataque de cada instrumentista, ya que él es director de orquesta. Como si no bastara con esta cátedra que estaban dando, llegó el turno del Chino Piazza de hacer su solo. Llega un punto en el que uno no puede creer que ese hombre sólo posea dos brazos. Es increíble lo que puede llegar a tocar con toda seguridad y prolijidad.

Luego de este tema, se necesitó un respiro, así que Cirilo Fernandez se dirigió al piano de Boris y se entretuvo un rato, luego Sorín se sentó a su lado y nos regalaron melodias a dúo.

Una buena parte del público estaba totalmente impresionada por el nivel de virtuosismo de los músicos, compartiendo bromas con sus amigos de mesa: ¨Esto ya es demasiado, me voy¨.

Acercándonos al final de la noche, se interpretó ¨Over¨, uno de los temas más heavy de Octafonic. ¨That’s ok¨ fue una decisión espontánea de Nicolás de interpretar, quien luego se rió alegando que salió muy mal. El final del show fue con los temas poderosos del último disco ¨Slow down¨ y ¨What?¨. En este último pidieron que alguien filmara para realizar una versión pequeña del ¨Mannequin Challenge¨ a mitad de tema. Desconocemos el paradero del video, pero sin dudas la gente lo encontró divertido.

Octafonic se despidió para tomarse unas merecidas vacaciones tras un año de muchísimo trabajo. Veremos qué les depara el 2017 a estos talentosísimos músicos.

Roma Zacarías

1

Anuncios

El Sueño de la Serpiente en Boris Club, Miércoles 18 de Enero

Antes de entrar a grabar su primer disco, El sueño de la Serpiente, se presenta el miércoles 18 de enero en Boris Club, Gorriti 5568 CABA.

sueno

Con el Rock como punto de partida, EL SUEÑO DE LA SERPIENTE transita un camino musical sin limitaciones estilísticas, fusionando con Jazz, Reggae, Blues, Progresivo, Funk, Hip Hop, Folklore y Clásico, y emerge en la escena actual inmersa en la exploración de un sonido propio y en la elaboración de una lírica poética con contenido consciente, existencial y con compromiso social.

Pablo Lopardo: Voz, Guitarra y Composición
Lucas Lopardo: Voz y Teclados
Sebastian Vazquez: Bajo y Coros
Federico Razetti: Batería

Entradas por Ticketek: http://www.ticketek.com.ar/el-sueno-de-la-serpiente/boris-club

RUFA: dos bajos, porque así suena mejor

La banda liderada por Juan Pablo Rufino, presentó en Boris su EP audiovisual, el 21 de diciembre. Además, con la incorporación de Pablo Lopardo en voz como integrante fijo, se preparan para grabar su primer disco. Crónica: Roma Zacarías. Fotos: Daniel Watanabe.rufa1


Una famosa frase del Carpo, asegura que con dos bajos se suena mejor. Rufa hace justicia a esta frase. Las composiciones de Juan Pablo Rufino, cobran vida de la mano de su familia musical: Martín González Puig en batería -su compañero en la banda La Sed y actualmente con Lito Vitale-, Brenda Martin –su pareja con la que tiene una hija- en el otro bajo, y Pablo Lopardo en voz y ocasionalmente guitarra. La confianza que se tienen estos grandes músicos entre sí, se transmite y puede observarse sobre el escenario, a través de miradas cariñosas y gestos de aprobación.

Rufa terminó de lanzar su EP audiovisual en las redes recientemente. El mismo cuenta con 4 canciones, que fueron saliendo de manera individual a lo largo de los meses, en las que se los ve grabando en Estudio Prisma. Es el primer material que presentan, ya que el proyecto nació a principios del 2016 y debutó en Boris en enero de ese año, pero no contaban con cantante fijo. La llegada de Pablo Lopardo en voz, los termina de consolidar como banda.

Boris se volvió un poco más rockero que de costumbre en esta ocasión, ya que es un lugar en el que suelen tocar bandas de jazz y derivados. Cerati y Charly García, sonaban de fondo mientras la gente se iba acomodando en sus asientos. La semana se cortaba a la mitad y nos acercábamos a la navidad, pero estos músicos parecen no descansar.

A las 22.20hs arrancaba Rufa con ¨Rienda suelta¨, una canción con mucho Groove. Siguieron con ¨Sólo quiero una canción¨. La voz de Pablo se modificaba con efectos, al igual que los bajos de Juan Pablo y Brenda. Desde la batería, Martín Gonzalez Puig, jugaba con distintos cortes y rulos. ¨Equilibrio¨ fue la siguiente canción, en la cual Juan Pablo tocó un bajo de seis cuerdas. A lo largo de la noche ambos bajistas fueron cambiando de instrumentos, alternando entre cinco y seis cuerdas.  Los arreglos permiten que en determinados momentos se luzca uno y el otro acompañe, y en otros momentos se inviertan los roles. La cantidad exuberante de efectos que poseen, les dan un sinfín de posibilidades sonoras y acentúa esta diferenciación antes mencionada.

Siguieron con ¨Quizás¨ y ¨Nada¨. En este último, Rufino se destacó en su solo y Pablo en la voz. El primer cover de la noche vino de la mano del eterno Luis Alberto Spinetta, en dúo bajo (Juan Pablo) y guitarra (Pablo). La canción, ¨Cielo de ti¨.

¨Reflejo¨ sonó con un increíble solo de Brenda Martin. Luego, con Victor Carrión de invitado en flauta, interpretaron ¨Cuando estas¨, una canción con mucha influencia del folclore nacional y en la que el flautista improvisó un gran solo.

El siguiente invitado fue Mariano Delgado en guitarra eléctrica, para ¨Pido perdón¨. Hubo un solo de él y solos de bajos. Cada uno con su seteo y sus pedales, logrando diferenciarse y generando un sonido muy original y rockero.

Llegando al final de la lista, interpretaron ¨La misma historia¨ de La Sed, terminando la canción a puro punk, con un solo de Brenda de esos que te hacen entender porqué le dicen ¨dedos de acero¨. ¨Maquinita de bailar¨ una adaptación de la canción de Jackson 5, y por último ¨Amor seco¨.

Rufa es una propuesta sumamente original e ingeniosa, donde se comparte cierta lógica de los standard de jazz, pero siempre en función de la canción. Sin dudas crecerán en audiencia a lo largo del 2017, a medida que la gente los vaya descubriendo.

Roma Zacarías

 

RUFA en Boris Club el 19 de octubre

flyer

MIERCOLES 19 DE OCTUBRE, 21:30 HS.

Boris Club (Gorriti 5568- CABA)

RUFA es el proyecto creado por el bajista Juan Pablo Rufino, en el cual encara un repertorio de canciones suyas y algunas versiones de otros autores. En esta oportunidad la banda presentará su E.P. audiovisual (próximamente se podrá escuchar y ver por todas las plataformas) y presentará su nueva formación junto a Martín Gónzalez Puig en batería (Lito Vitale, Luis Salinas), Brenda Martin en bajo (Eruca Sativa) y Pablo Lopardo en voz (El Sueño de la serpiente).
Rufino tiene una extensa trayectoria y hace varios años forma parte de la banda de Lito Vitale y del dúo Baglietto-Vitale, además de ser uno de los tres integrantes de ¨Bajistas¨ junto a Andrés Pellican y Matias Méndez.

Entradas en venta por Sistema Ticketek y en ventanilla de Boris Club.

Pájaro de Fuego en Boris el 20 de agosto

13920663_651755128309248_899092549076999255_n

SÁBADO 20 DE AGOSTO – 24:00 HS TRASNOCHE EN BORIS
PÁJARO DE FUEGO CON MARIANA BIANCHINI

Daniel Pipi Piazzolla en batería, Matías Mendez en bajo eléctrico, Mariana Bianchini en voz, y Esteban Sehinkman en sintetizadores.
En esta nueva experiencia, el Pájaro de fuego toma vuelo junto a la virtuosa cantante Mariana Bianchini. El cuarteto va hacia el límite de la
extinción. No hay transas ni especulaciones donde no hay futuro, sólo un eterno presente sonoro. El show promete emociones y atmósferas oníricas.

Entradas a través de Sistema Ticketek

Fernandez 4 vuelve a Boris el 20 de agosto

13925395_698628166961139_5467873807292597110_n

La banda liderada por Cirilo Fernandez vuelve a presentarse en el íntimo Boris Club: Gorriti 5568, Palermo, a las 21.30hs.

Entradas disponibles a través de Sistema Ticketek.

Fernandez 4: música sin etiquetas

1

La banda liderada por Cirilo Fernández, agasajó al público que se acercó a Boris Club el viernes 10 de junio, con canciones de ¨No fear¨ y adelantó temas, que van a formar parte del segundo trabajo de la banda. Crónica: Romina Zacarías. Fotos: Daniel Watanabe.

Fernández 4 es un proyecto con raíces en el jazz, pero fusionado con distintos géneros: soul, pop, funk, rock y electrónica entre otros. La búsqueda de la banda, no limita la canción a un estilo y en cada show parece ampliar su propuesta, atrayendo a un público que disfruta de música interpretada con calidad y libertad: sin etiquetas musicales. En sus shows no faltan las sutilezas, que los confirman como grandes ejecutores y compositores, pequeñas sorpresas tales como cambios de métrica y tempo, ostinatos, disonancias propias de quienes manejan a la perfección el lenguaje musical y la improvisación solista. Cada canción es un viaje distinto donde van sucediendo múltiples aventuras, todas bajo la intimidad y calidez que se da en lugares como Boris.  Los músicos tocan cerca del público, como susurrando sus secretos al oído, tampoco faltan las bromas: como en cena junto a amigos que no se ven hace mucho tiempo.

A las 22hs se posicionaban Cirilo Fernandez en el piano y sintetizador, con copa en mano; un afiebrado pero elegante Nicolás Sorín, en voz con sus efectos y sintetizador; Mariano Sivori en Contrabajo, quien cumplía años esa noche; Pipi Piazolla en la pequeña batería Yamaha; y Sebastián Lans en guitarra eléctrica.

Las canciones tienen grandes momentos instrumentales, pero no son de tanta duración como los standard de jazz, más bien cada una tiene su espíritu. La lírica es en inglés, idioma en el cual Sorín se desenvuelve más cómodo y con envidiable pronunciación.

Interpretaron temas de ¨No Fear¨ con adaptaciones en la guitarra, ya que el instrumento se sumó luego de que fuera grabado y otras inéditas. Destacamos la canción homónima del disco, en la cual Cirilo se luce con el piano de manera emotiva, una pieza bastante romántica en su primera mitad, hasta que aparece la batería sorprendiéndonos con una base rítmica compleja, en constante movimiento. Pipi Piazolla genera ese efecto, al tener un estilo tan particular y personal de toque. También ¨Brion¨, otro tema emotivo en el cual Sorín utiliza un efecto en la voz como los que suelen utilizar los de Daft Punk y en el que se ha agregado un solo de guitarra magistral.

Con un espíritu mucho más rítmico y bailable, tenemos a ¨Tag¨, otro de los temas del disco que se interpretó. No queremos dejar de nombrar tampoco a ¨Hack or shack¨, el primer track del disco y una canción muy representativa de la banda: en ella podemos apreciar el protagonismo del piano, la base de la batería de Pipi, entrando y acentuando lugares que uno no espera y la repetición de frases de Sorin, como un mantra.

 

Cirilo, mientras se mecía en su asiento, inquieto como siempre, comentaba al público distintas anécdotas entre las canciones, por ejemplo cuando llegó el turno de ¨Norsk¨, contó que nació por un entredicho entre Nicolás y un noruego que casi termina a las piñas, sin entender lo que éste estaba diciéndole. La traducción de Norsk es precisamente noruego y el episodio tuvo lugar durante la gira en el 2013 en dicho país. Lans sobresale aquí también, junto a la batería hacia el final, cuando se vuelve más rockera la canción.

El cumpleañero Mariano Sivori tuvo dos solos muy buenos a lo largo de la noche, muy musicales e interesantes en cuanto a la selección de notas, cuestión muchas veces olvidada en la búsqueda de la rapidez de la ejecución. No olvidemos que en general los graves son quienes tienen la parte más complicada a la hora de solear.

El show duró hasta las doce de la noche, cuando la banda estaba por tocar un tema de cierre a pedido del público que no pudo ser, por motivos urgentes e imprevistos, que los obligaron a bajarse del escenario. La audiencia supo comprender. Habían brindado un gran show y el público, agradeció la entrega de la banda en vivo y la complicidad para con el público, sabiendo que la despedida era un: ¡hasta pronto!